miércoles , abril 14 2021
Home / Campañas / Europa Oriental / La Guerra de Invierno / La Guerra de Invierno parte XXII / Decimoquinto Ejército Soviético – Segunda Guerra Mundial – La Guerra de Invierno parte XXII

Decimoquinto Ejército Soviético – Segunda Guerra Mundial – La Guerra de Invierno parte XXII

Capítulo XXI

El 12 de febrero, se formó el Decimoquinto Ejército a partir de las tropas en el área de Pitkäranta. Su mando fue dado al Comandante del Ejército de 2da clase Michael Kovalyov, informando directamente a la Stavka. Ya en el 25 de febrero, el nuevo ejército había fallado en numerosas ocasiones despejando el camino de Pitkäranta de fuerzas finlandesas, por esto, Kovalyov se vio obligado a renunciar a favor de su segundo comandante, comandante del ejército de segunda clase Vladimir Kurdjumov. A fin de ayudar a Kurdjumov a llevar a cabo sus directivas, la Stavka reforzó el XV Ejército con las divisiones motorizadas 144ª y 119ª. Sin embargo, los pobres caminos que conducían hacia Pitkäranta significaba que estas unidades iban a sufrir un serio retraso.

A pesar de este revés, la Stavka anuló los nuevos planes de ataque que Kurdjumov había realizado. En cambio, el Decimoquinto Ejército atacaría a lo largo del camino de Pitkäranta mientras realizaba un ataque directo simultáneo para liberar a la 168 División de Fusileros a través de la isla fortificada finlandesa

La tarea de despejar la isla fue dada a los 7,000 hombres de la 37ª División Motorizada. El ataque comenzó después de un bombardeo pesado preliminar el 6 de marzo. Pronto, la artillería soviética superior y decenas de tanques ligeros fueron a apoyar el ataque de la 37ª División Motorizada, la cual estaba haciendo un buen progreso al capturar las posiciones periféricas, mientras que los finlandeses fueron obligados a retirarse de isla en isla. Aunque el ataque de la división fue obstaculizado por aviones soviéticos golpeando accidentalmente su propia vanguardia. Los finlandeses se vieron obligados a conceder la isla Petäjäsaari más grande al final del primer día. Esto permitió a los soviéticos concentrar su fuego contra los finlandeses en la isla Maksimansaari.

Después de un bombardeo preparatorio de una hora de duración y ataques terrestres desde aviones, la isla Maksimansaari fue atacada desde tres direcciones, los cercados finlandeses resistieron desesperadamente, causando pérdidas significativas a los soviéticos. La lucha fue tan sangrienta que cuando la isla fue capturada más tarde esa noche, que solo 12 hombres de todos los que se entregaron se salvaron, cuando los soviéticos expresaron sus frustraciones con estos prisioneros de guerra.

A pesar de que ambos lados perdieron 500 hombres durante el ataque, esto fue aclamado como una importante victoria estratégica de los soviéticos, y fue un gran impulso moral de sus tropas. Un factor significativo en su éxito fue el poder aéreo, que desplegó más de 80 toneladas de bombas, mientras que la artillería soviética disparó más de 11.600 proyectiles.

En los próximos días, la última de las islas fue despejada y un camino de suministro más duradero se estableció con la 168 ª División de Fusileros sobre el hielo Mientras tanto, los finlandeses había retirado la mayoría de sus fuerzas a mejores posiciones defensivas en el continente. Estas posiciones se mantuvieron hasta El fin de la guerra el 13 de marzo.

Por esta vez, las pérdidas entre la 168ª división de fusileros había aumentado a 5.493 hombres, que comprenden 1.583 muertos, 3.613 heridos y 297 desaparecidos. Los enfermos y congelados representaron otras 1,249 bajas. El 9 de marzo, por la falta de éxitos del 56 ° Cuerpo de Ejército, el general, Ivan N. Tsherepanov decidió quitarse la vida con una pistola.

Capítulo XXIII

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *